armando-paredes-2x
913 062 358

Buenas señales para decidir dónde vivir

Buenas señales para decidir dónde vivir

Publicado el 6 de Noviembre del 2021 por ArmandoxÓSMOSIS

Con una familia que acaba de crecer, una buena cantidad de proyectos en mente –laborales y personales– y la necesidad de vivir en un lugar con un poco más de espacio, que siga siendo práctico y céntrico para facilitar el día a día, Álvaro Del Carpio tenía claro que debía mudarse a un Armando, pero tenía que definir a cuál. 

“En los años que llevo conversando con nuestros clientes, creo haber logrado desarrollar una lectura mucho más objetiva de las razones que llevan a priorizar un proyecto sobre otro”, comenta el socio y gerente comercial de Armando Paredes. “Muchas de ellas son emocionales, otras racionales, pero lo más importante gira alrededor de las necesidades puntuales de la persona, la pareja o la familia.” 

Álvaro vivió en San Isidro durante varios años: lo que más le gustaba era tener todo “resuelto” a pocas cuadras. Estaba cerca de supermercados, parques, restaurantes, cafés y de su oficina… Aun así, algo faltaba: tenía la sensación de que algo no terminaba de encajar.

“Lo que siempre me ha gustado de Barranco es que es igual de versátil por la cantidad de cosas que puedes hacer alrededor, y además tiene el malecón, que es un atributo esencial”, cuenta. Y fue esa señal, el malecón y su vista al mar, lo que terminaron de convencerlo por el nuevo Armando de Sáenz Peña.   

“El bienestar que obtienes del sitio donde vives tiene mucho que ver con las soluciones que encuentras a pocas cuadras de distancia, pero también con la convivencia con tus vecinos y tu capacidad de identificarte con el barrio; y esto último es lo que más me entusiasma”, explica.

El Armando de Sáenz Peña 206.

Ahora que tiene dos hijos pequeños, siente que es especialmente valioso buscar una comunidad. Quiere que los chicos tengan la oportunidad de interactuar con otros niños, algo que en los últimos meses se ha vuelto indispensable para crecer felices. En ese sentido, Barranco tiene todavía un aroma a barrio que enriquece esa sensación de vecindario, con un nido a una cuadra y varios parques a distancia caminable para pasear a los perros o jugar con los amigos.

Por otra parte, para él y su esposa, ¿qué mejor que vivir frente a la alameda más icónica de Barranco? Está a unos pasos del Hotel B, con esa deliciosa terraza para las tardes de fin de semana, además de la practicidad del Deli para darse un gusto culposo antes o después de la oficina; también puede cruzar la calle y tomarse un café en Dédalo, y, además, está a solo minutos de la barbería donde suele cortarse el pelo. Así que aquí, en Sáenz Peña, todo vuelve a estar resuelto. Hasta las oficinas de Armando están a distancia caminable. 

En cuanto al edificio Saenz Peña 212, la versatilidad de su nuevo depa es otra cualidad que le cae perfecto. “El diseño incluía una cocina abierta para la que hemos incorporado un mueble en forma de barra para integrarla completamente con el comedor; así, si cocino yo o cocina mi esposa, si tenemos invitados o si estamos solos, podemos tener un momento todos juntos”, detalla.

Dédalo.
Dédalo.
Wu Galería y Neoconcept Store.
Neoconcept Store.

Rooftop de Hotel B.
Rooftop de Hotel B.

Por estos días, Álvaro y su esposa están pensando en los cuartos de los chicos, la cocina conectada con la sala, la habitación amplia con el walk-in closet y el balconcito que llenarán de plantas colgantes. “Es interesante cómo van cambiando las prioridades a lo largo de la vida”, reflexiona él, “y cómo eso trae nuevas necesidades. Lo que nos importaba hace diez años ya no nos importa ahora; hoy me interesa más tener un cuartito de juegos y un escritorio para trabajar como home office”. Por suerte, todas esas cosas ya están interiorizadas en Armando Paredes, porque, como está bien establecido en la cultura de la empresa, “diseñamos depas donde nos gustaría vivir”.

Categorías
Lo último
Whatsapp

Información de interés

Contacto